lunes, 17 de julio de 2017

Sobre las expectativas y las frustraciones… en los musicales!

“A veces la vida improvisa, te desordena y te desborda las tintas” dice la letra de una de las canciones del último álbum de mi querida Vanesa Martín. Sí, la música, los musicales… La transmisión de emociones a través de la música es lo que hace que nos guste tanto el teatro musical. Porque nos hace SENTIR.

El sábado “improvisé” y acepté una invitación de Focus para descubrir el espectáculo CON UN CANTO EN LOS DIENTES del grupo a capella B Vocal. No había visto ninguno de sus espectáculos a pesar de que cuentan con una trayectoria artística de más de 20 años. Aunque hay medios en los que catalogan este espectáculo como “teatro musical”, no creo que sea así.

Los cinco integrantes de B Vocal presentan un espectáculo de música y humor, interpretando un par de temas de teatro musical como parte de un repertorio que abarca diferentes estilos: desde el pop, al heavy, pasando por la ópera, el flamenco o el pasodoble. Pero el gran atractivo del show reside en el fantástico trabajo en equipo que realizan sus integrantes; en la suma de las cinco voces y la perfecta armonía con la que se combinan. Vale la pena asistir al Condal -improvisando o no- para dejarse sorprender por esta propuesta. Estarán en cartel tan sólo hasta el 29 de julio.

El último montaje de B Vocal me sorprendió porque fui al teatro con 0 expectativas. Ay! Las EXPECTATIVAS. Base de las frustraciones en las relaciones, y como espectador! ¿Cuántas veces habéis ido a ver un espectáculo esperando que os entusiasmara y habéis acabado frustrados? Y, al revés, ¿cuántas veces ibais sin esperar nada y habéis salido más que encantad@s? Estas son las mejores!

Por mucho que me digan que no tenga expectativas, no puedo evitarlo. Nacen en mí sin más. Con las personas, cuanto más cercanas y queridas, más altas son. Con los espectáculos me ocurre algo similar, cuanto más queridos y más conocidos, más espero que me gusten… Aunque no siempre pasa así. Pongo el listón alto, no sé si es bueno o no, pero es como es.

Muchas veces mis expectativas se han cumplido con creces. Se cumplieron recientemente -e incluso se superaron- viendo DEAR EVAN HANSEN y WAITRESS en Broadway. Se cumplieron con la reciente producción londinense de IN THE HEIGHTS y, cómo no, con el revival de MISS SAIGON que, por cierto, están actualmente emitiendo en Movistar +.

Pero la parte negativa de poner el listón muy alto, en mi caso, es que la mayoría de las veces mi paso por los teatros como espectadora no me produce ni pena ni gloria, es decir, no me llega a emocionar tanto como me gustaría. Pero bueno, esto aún es pasable, el problema es cuando un espectáculo te decepciona, ahí ya sales del teatro con un mosqueo considerable. Pasa lo mismo que cuando alguien a quien quieres te decepciona, te cabreas como una mona. Es inevitable. Bueno, se podría evitar sin esperar nada de nadie. Pero eso es imposible, al menos para mí.

¿Cuándo os habéis sentido tremendamente frustrados viendo un musical? Recuerdo varias funciones que no mencionaré por respeto, pero, que pueda decir abiertamente, me horrorizó LOSERVILLE en el Garrick Theatre del West End londinense; o THE LAST SESSION, también en Londres. Marché en ambos en el entreacto. Lo siento pero prefería conversar tranquilamente antes que aguantar el tipo como espectadora ante algo que me dejaba indiferente. A veces, tenemos que respetarnos a nosotros mismos también.

En cambio, recuerdo que el musical ZORRO, también en el Garrick Theatre, me apasionó. Iba con -10 de expectativas y salí entusiasmada! Me pareció un musical más que entretenido, con canciones de los Gypsy Kings, que incluía maravillas como este “The Man Behind The Mask”.

Tengo la convicción que para dedicarte a algo debes empaparte de ello, así que creo que todo aquel que se dedique al teatro musical debería ver el máximo de producciones, tanto las que se presentan aquí en nuestro país, como las que se estrenan en Londres y Nueva York. Quizás no sea siempre factible económicamente hablando, pero es una inversión. Asistir como espectador a ciertas producciones es asistir a una clase magistral. Siempre se aprende. Tanto de lo bueno como de lo malo.

Centrándonos en nuestro país. Recientemente me sorprendió muy gratamente SUGAR, actualmente en el Teatro Tívoli de Barcelona. Lo hizo cuando  comenzó su andadura en el Teatre Gaudí Barcelona hace casi dos años; y lo ha vuelto hacer en su puesta de largo. Las grandes dimensiones del escenario del Tívoli y la platea llena de espectadores hace justicia a este divertido espectáculo protagonizado por Xavi Duch, Ruben Yuste y Bealia Guerra. Si no lo habéis visto aún, no os lo perdáis!

Tengo grandes expectativas ante el estreno este jueves en el Versus Teatre de TELL ME ON A SUNDAY, el monólogo musical de Andrew Lloyd Webber que, protagonizado por Lu Fabrés y dirigido por Ferran Guiu, permanecerá en cartel todo el mes de agosto.

Y también me apetece mucho descubrir CASI NORMALES de Brian Yorkey y Tom Kitt. Protagonizado por Nina, Jana Gómez, Nando González, Guido Balzaretti y Roger Berruezo, el musical se estrenará en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria del 14 al 24 de septiembre. Y se podrá ver en la Sala Barts de Barcelona del 27 de septiembre al 29 de octubre de 2017; y en el Teatro La Latina de Madrid del 14 de diciembre de 2017 al 28 de enero de 2018.

Ah! Y si no la visteis en su estreno el pasado mes de mayo, durante el mes de agosto podéis ver de nuevo en el Maldà PER SI NO ENS TORNEM A VEURE, de Alícia Serrat y Marc Sambola, con Anna Lagares y Edgar Martínez.

¿Cuáles han sido vuestras grandes sorpresas? ¿Y vuestras grandes decepciones? Pregunto a nivel de espectadores porque, a veces, quien te sorprende extremadamente sobre el escenario, te decepciona a nivel personal con el paso del tiempo, pero ahí no entraremos! Nos centramos tan sólo en la perspectiva del espectador sin influencias subjetivas.

Me despido con un vídeo de uno de los temas de una de las primeras artistas londinenses que más me sorprendió hace varios años atrás y que hace tiempo que no veo sobre un escenario del West End: mi querida Julie Atherton.


No hay comentarios:

Publicar un comentario