martes, 15 de agosto de 2017

El musical de este mes de agosto es… WICKED!

Aunque cada año se nota algo menos, lo cierto es que en agosto disminuyen exponencialmente las noticias. El mundo se para el octavo mes del año. Lo que hace que me pregunte, ¿si la sociedad funciona igual cuando medio mundo está de vacaciones, no podríamos estar más tiempo sin trabajar? Seguro que sí, pero bueno, ese sería un tema a tratar en otro espacio. Centrémonos en los musicales.

Ayer por la tarde recibía la nota de prensa anunciando que WICKED se convertiría mañana mismo -16 de agosto de 2017- en el 8º musical de mayor tiempo de permanencia en cartel de la historia de Broadway. Sí, sí, superando a MAMMA MIA! con 5.759 funciones. ¿Quién no ama WICKED? Lo sé! Maria, Anna y algun@s más no lo soportáis, pero, así, en líneas generales, los amantes de los musicales adoramos WICKED. Por eso es uno de los más exitosos de la historia, porque no deja de recibir público, ni en Londres ni en Nueva York.

En Nueva York se ha convertido en el 8º “longest running show”; pero en Londres no se queda atrás. El pasado 1 de agosto comunicaron que WICKED se convertía esa noche en el 16º espectáculo de mayor tiempo de permanencia en cartel de la capital británica, superando a BILLY ELLIOT con 4.567 funciones. Este agosto ha sido sin duda el “mes de WICKED”.

¿Y por qué gusta tanto WICKED? La pregunta del millón, la que todos los productores quisieran tener resuelta antes de estrenar un show. Siempre es una conjunción de diferentes factores. Lo que todos los musicales de éxito tienen, gusten más o menos, es una historia atractiva, una partitura brillante, y un elenco de excepción.

Centrándome en WICKED. Os puede parecer una absoluta chorrada, pero a mí el artwork me resulta sumamente atractivo. El color verde esmeralda con las imágenes de las dos protagonistas, una susurrándole al oído algo a la otra… Atrae mi atención. Y el título: simple y directo, me parece totalmente acertado. Simplemente por el cartel ya compraría la entrada. Es como comprar un libro por su portada, o un vino por su etiqueta… ¿quién no lo ha hecho nunca? La imagen es básica para cualquier producto. La de WICKED ya es un plus.

Sigamos. La trama. La historia de las dos brujas de Oz: Glinda y Elphaba. La “buena” y la “mala”, la “normal” y la “rara”, rodeada de fantasía, magia y cierta dosis de romanticismo gracias a la figura de un apuesto joven, Fiyero. Cierto es que en nuestro país no tenemos nada presente el mágico mundo de Oz, pero en otros países sí.

Recuerdo que hace años entrevisté a Julia Gómez Cora, entonces directora de Stage Entertainment España, y le pregunté por qué no estrenaban WICKED aquí, y me dijo que a ella el musical le encantaba, pero pensaba que aquí el mundo de Oz era totalmente desconocido y resultaría difícil comercializarlo. Creo que se podrían utilizar otros elementos para hacerlo atractivo al público, como la historia de amistad entre las dos protagonistas. Igualmente, WICKED sería una apuesta muy cara para cualquier productora, un riesgo difícil de asumir, aunque estoy convencida que en un futuro no muy lejano alguien presentará esta pieza en nuestro país. Veremos!

Más! La fabulosa música de Stephen Schwartz. La banda sonora de WICKED tiene multitud de canciones brillantes, que no dejas de tararear al final de la función… incluso años después de haberla visto! Además del himno “Defying Gravity”, o del dueto oda por excelencia a la amistad “For Good”, están “The Wizard And I”, “What Is This Feeling?”, “Dancing Through Life”, “Popular”, “I’m Not That Girl”, “One Short Day”… paro ya, no? Maravillosas todas! De hecho, aparte de nuevas canciones para el estreno de THE PRINCE OF EGYPT en los escenarios, poco más ha necesitado hacer Mr. Schwartz desde que se estrenó WICKED en Broadway en 2003. Por cierto! Parece ser que este musical se estrenará en Dinamarca en abril de 2018! When You Believe!

Continuemos con WICKED. Otro atractivo es la espectacular puesta en escena. Sí, una de las típicas de los grandes musicales de Broadway. Impresionante la primera vez que lo ves.

Y, cómo no! Sus dos protagonistas. WICKED fue la consolidación de una ya “aspirante a estrella de Broadway”: Idina Menzel. ¿Os he dicho que adoro a Idina? Como unas mil veces, no? Bueno, pues lo digo una más! Me encanta! Y en WICKED estaba espectacular! Siii… Os oigo decir que la vísteis desafinar en una función… Sinceramente, a mi no me importa. Prefiero que desafine una nota y me haga sentir y vivir lo que siente y vive su personaje durante una función. Para mí es y será The Best Elphaba ever.

En cuanto a Glinda, reconozco que el personaje no me resulta tan atractivo, por lo cual la actriz que lo representa pasa más desapercibida para mí. Kristin Chenoweth fue una genial elección. Aunque decían que ella e Idina no se soportaban fuera de los escenarios, creo que sobre él eran un inmejorable dúo protagonista.

He podido ver WICKED en Londres dos veces. (sí, tan sólo dos, I’m sorry). La primera vez tuve la suerte de ver a Idina junto a Helen Dallimore. ¿Qué puedo decir? Simplemente excepcional. Años después pude ver a la suplente de Rachel Tucker, Nikki Davis-Jones, hacer un excepcional trabajo como Elphaba.

Es curioso porque en 2011 escribimos este artículo para todoMUSICALES centrándonos en la figura de los “covers”, los actores suplentes de los titulares de los personajes principales.

Confesemos. Cuando vamos a Broadway o Londres a ver un musical esperamos ver al titular. Hubiera muerto literalmente si en WAITRESS apareciera la suplente de Jessie Mueller o, peor aún, si en IF/THEN hubieran anunciado que Idina no podía hacer la función. Sí, sí… “pobres covers”, pero que no nos toquen a nosotros! También es cierto que otras veces casi mejor verlos a ellos. Todo depende, está claro! Hay covers muy buenos, y otros que no lo son tanto. Y luego está el gusto personal de cada uno pero, en general, no debe ser fácil ser cover.

El tema es que Nikki Davis-Jones comenzó siendo cover de Elphaba y, posteriormente, protagonizó la primera gira británica de WICKED, haciéndolo tan bien que los productores decidieron que volviera al West End como titular pero, lamentablemente, esto no llegó a suceder. Nikki tuvo que abandonar temporalmente su trabajo debido al estrés, tal y como explica en este artículo que es de los más impactantes, honestos y valientes que nunca he leído. Para quienes no dominéis el inglés, la actriz confiesa en él que la presión del personaje pudo con ella y que, a pesar de haber logrado llegar donde siempre había soñado, se dio cuenta de que no era feliz con esa vida. Increíble! A veces no sabemos escucharnos y el cuerpo habla por nosotros haciéndonos parar, queramos o no. Creo que ahora Nikki -además de ser propietaria de una tienda de cafés- es directora residente de la gira británica de MAMMA MIA!. Me alegro infinitamente por ella. Si ha vuelto al mundo del musical es porque es su verdadera pasión y seguro que en estos largos meses lejos de él ha aprendido a verlo todo de otra manera.

Volvamos a WICKED. Otro plus que tiene es que es un cuento con una bonita moraleja. WICKED destaca el valor de la diferencia. El público desde el primer momento se sitúa a favor de la “rara”, del personaje con la piel verde, Elphaba es la gran protagonista de la historia. Y el espectador aprende con ella, se enamora con ella y madura y crece con ella. Es así de bonito.

Es cierto que WICKED, como todos los “longest running shows”, utiliza a su favor el cambio de elenco anual. Normalmente cada temporada cambia a sus protagonistas lo que hace que sus fans más acérrimos compren entradas un año tras otro para descubrir cómo lo hacen las nuevas y elaborar su particular ranking de Elphabas, Glindas y Fiyeros. Sí, los amantes del musical hacemos estas cosas. Seguro que Rachel Tucker es la favorita de muchos, y Kerry Ellis la de otros! Por no hablar de Louise Dearman, la única actriz hasta el momento que ha interpretado a Glinda y a Elphaba. O de la holandesa Willemijn Verkaik! A quien muchos admiran también! ¿Cuáles son vuestras preferidas? Ah! Yo tengo la menos preferida! De lejos… Alexia Khadime. La vi hacer algunas actuaciones en directo y me dejaba totalmente fría. Y mira que con estas canciones es complicado no emocionar!

Por cierto, dejadme aprovechar para hacer una mención a una gran promesa que tenemos aquí: Raquel Jezequiel. Hace un par de años su nombre se me quedó grabado tras ver el resultado de un taller que Madalena Alberto hizo en Aules. Y hace unos días, en el concierto Nit de Musicals que tuvo lugar en el Grec, consiguió que se me saltara alguna lágrima de emoción (lo que os aseguro que es altamente complicado) interpretando impresionantemente “Defying Gravity”. No he escuchado aquí nunca a nadie cantarlo así. Espero que en breve alguien apueste por ella para protagonizar algún musical. Tiene un talento único!

Hace años que se habla de la adaptación de WICKED a la gran pantalla. El pasado mes de abril se anunciaba que finalmente WICKED se estrenaría en los cines el 20 de diciembre de 2019. También se comentaba que Nicole Scherzinger estaba “en conversaciones” para dar vida a Elphaba. No me resulta demasiado apasionante la idea. Debería ser Idina, pero ellos sabrán. Parece ser que Stephen Schwartz compondrá dos nuevas canciones para el filme que estará dirigido por Stephen Daldry (BILLY ELLIOT) y que, según comentaba recientemente Schwartz en una entrevista, no será una copia “calcada” del montaje escénico. Nos quedan dos años y medio para descubrirlo!

Y no puedo despedirme de otra manera que con este espectacular vídeo grabado hace poco más de un año con Idina Menzel y Kristin Chenoweth interpretando “For Good”… Because I know you, I have been changed for good. Gracias!


No hay comentarios:

Publicar un comentario